"Entre a realidade e os soños trazo líneas e cores nos papeis"

domingo, 18 de diciembre de 2011

A historia de San Sebastián a través de Gonlazo.

Teño un amigo que unha vez fai un tempiño pediume un debuxo de San Sebastián, eu coa miña incultura na santería pregunteille ¿e quen é ese? ¿cal é a súa historia? e Gonzalo contestou esto:


"Sebastián era un adolescente francés inquieto pero poco retraído. Le gustaba jugar con gente de su edad, sus amigos y los pocos familiares que le quedaban. Esto era porque en aquella época, allá por el siglo tercero después de Cristo, los problemas de salud no tenían tan rápida solución como ahora. Era doloroso perder a un ser querido, era torturador perder a tus padres. Sebastián aceptó a regañadientes (grgrgrgr) ir a estudiar las artes de la defensa militar al lugar que dominaba casi todo el mundo: cerca de Roma fue a instalarse y finalmente en Milán terminó por formarse como soldado del basto e indestructible imperio romano. En aquellos tiempos la política era muy parecida a la actual. Todos aprovechaban la menor oportunidad para sacar partido y así los romanos ficharon a dos cracks de la política, a dos superestrellas del deporte nacional: espandir el imperio. Era la tetrarquía y sus protagonistas era Diocleciano y Maximiliano. No llegaron a conocerse personalmente en un principio, sin embargo Sebastián, joven, apuesto, rubio, cultivado físicamente y dotado intelectualmente, gozaba de la mejor de las virtudes: la paciencia. Las mujeres se peleaban por él. Era un conquistador y por eso Diocleciano lo quería solo para sí. Dominaba muy bien las artes de la guerra, y era muy querido entre los soldados de su tropa, de su batallón. Pero Sebastián… tenía un secreto. 
Esto le hacía llevar una doble vida según con quien estuviese, y eso le desconcertaba, le dolía porque era ir en contra de sí mismo. Sebastián era cristiano cuando no se podía ser abiertamente cristiano. La sociedad no estaba preparada para que Sebastián mezclara su cristianismo con los romanos. Cuando Sebas tomó la decisión de confesarle su condición al emperador, éste se enteró por casualidad. Diocle, enfurecido, dolido, lo mandó apresar. Su pecado no había sido ocultar su cristianismo. Su pecado, y también a ojos del imperio, fue convertir a todas las tropas que mandaba a la misma religión, a la fe en Jesucristo. Las tropas ya llevaban semanas predicando a las gentes por donde transitaban la palabra de Dios. No le castigó, sin embargo le obligó a dejar de predicar, le cambió todos los soldados y le amenazó con matarle si no renegaba de sus creencias. Harto de tanta intolerancia, Sebastián continuó predicando a todas las personas con las que se veía hasta que el emperador mandó matarlo. - ¡Que lo aten a un trozo fuerte de madera y que le quiten la vida con flechas! Y así fue. Una vez se fueron los soldados que asaetearon al santo, los amigos y discípulos de Sebastián, recogieron su cuerpo, creyéndole muerto, y lo llevaron a junto de Irene. Irene era una mujer que los tenía bien puestos. Le curó las heridas, le dio cobijo, cariño, comida y ganas de seguir. Sebastián se recuperó y salió de nuevo a predicar. Maximiano y Diocleciano, sorprendidos por su reaparición, le mandó a sus tropas para que lo mataran a latigazos. El cuerpo lo enterraron ellos mismos para asegurarse. Murió a los 33 años. Representa este santo la lucha por los derechos de los más débiles, de las minorías y por los indefensos ante la ceguera de la sociedad" 




Aquí o pequeno agasallo para Gonzalo, un pequeno San Sebastián ferido...






A primeira vez que pinto un santo...

2 comentarios:

Arturo de Miguel dijo...

Me gusta esta acuarela, muy guapa.
¡Felices Fiestas para la nena dos cabelos vermellos!.

Olalla Fl dijo...

Muchas gracias. A nena dos cabelos vermellos, Maruca y sus monstruos y todos los seres de este blog y Yo te deseamos unas ¡¡Felices Fiestas y un mejor año 2012!! y que lo pases muy bien con tus seres queridos, sean familia, amigos o conocidos :D